El desafío de emprender siendo mujer

Las mujeres enfrentan retos en todos los ámbitos de sus vidas. Las empresas, emprendimientos y fondos de inversión no se quedan atrás.

Ana Victoria tuvo su primer acercamiento con el mundo de los negocios siendo muy pequeña, cuando en la primaria comenzó a vender ilustraciones calcadas de un libro a sus compañeros, logrando obtener ganancias. Sin duda era lo suyo.

Fue natural que Ana Victoria luego decidiera estudiar para ser empresaria, graduándose con una licenciatura en Mercadotecnia y una maestría en Administración y Negocios. Con tan solo 23 años fue nombrada directora regional de la empresa Endeavor México.

Sin embargo, fue mientras trabajaba que Ana Victoria se enteró de una dura realidad: a pesar de que las mujeres conforman el 51% de la población en México, únicamente el 38% es económicamente activa, mientras que solo el 3.6% ocupa un cargo directivo.

Tras enterarse de estos datos y ver la realidad del sistema emprendedor, Ana Victoria decidió fundar Victoria147, una organización que impulsa a las emprendedoras mexicanas a través de la creación, consolidación y aceleración de sus propias empresas.

Desde entonces Ana Victoria García se ha dedicado a impulsar la equidad laboral. Pero todavía hay muchísimo trabajo por hacer, las cifras lo demuestran.

Las inversiones en emprendimientos femeninos

Las startups de México que son fundadas por mujeres, reciben inversiones menores que aquellas que son ideadas y fundadas por hombres.

Todo esto a pesar de que en México, a nivel educativo, las mujeres tienen una mayor tasa de escolaridad, mejores calificaciones y un mayor porcentaje en finalizar carreras universitarias, como informa el portal Blackshiip.

Específicamente un 65% de las mujeres emprendedoras poseen estudios y títulos universitarios, frente al 53% de los hombres emprendedores.

Para poder entender esta realidad que muchas personas se niegan a aceptar decidimos preguntar a una mujer experta en el tema, así que consultamos con Paulina Melo, quien es analista de inversiones en Carabela, el Fondo Semilla de Angel Ventures en Guadalajara.

“Aunque (…) ya hay más emprendedoras mujeres, ya hay más inversiones en emprendimientos dirigidos por mujeres, todavía nos falta un poco. Solamente el 5% de inversiones de capital privado se destinan a emprendimientos dirigidos por mujeres, y únicamente el 10% de puestos importantes son ocupados por mujeres”, explicó Paulina.

El fenómeno de las PyMEs

Según el INEGI 3 de 10 PyMEs que se abren en México son encabezadas por mujeres, es decir, las mujeres son propietarias del 36.6% de las PyMEs. De estas muy pocas conseguirán la inversión que necesitan a comparación de PyMEs encabezadas por hombres.

“Entonces todavía nos falta mucho por hacer, cambiar este chip no solamente hacia las inversiones sino también dentro de los fondos de inversión, porque vemos también estos equipos conformados por puros hombres (…) que es en donde realmente se toman las decisiones de si se avanzan con las startups o no”, contó Paulina.

El 71% de las mujeres empresarias son dueñas únicas de su propio negocio. De acuerdo con la Asociación Mexicana de Mujeres Jefas de Empresa (AMMJE), las mujeres ofrecen productos o servicios únicos en el mercado.

“Está comprobado que cuando hay mujeres en estos comités de inversión las inversiones se vuelven más diversificadas, no es lo mismo como cuando el perfil de hombres toma las decisiones, todos van a invertir en lo mismo, necesitamos que se pongan distintos puntos de vista a la hora de tomar una decisión”, señaló Paulina.

Un mundo cambiante para las emprendedoras

Alguien podría decir que esto en algunas situaciones tiene una ventaja, ya que, en caso de conseguir inversión y triunfar, esas startups de mujeres generan mayores ingresos: el doble por moneda invertida. Esto como resultado de ser una apuesta más arriesgada, como propone el medio Blackshiip.

Pero como mencionó Paulina, si no hay un espacio para las mujeres en los fondos de inversión, es difícil que se tomen estas decisiones. Por eso Angel Ventures ha tomado pasos para cambiar esto.

“He sido afortunada de ser parte del equipo de Angel Ventures, han incorporado a mujeres en sus puestos directivos, por ejemplo nuestra Directora de Departamentos Legales es mujer, y bueno algo que nos gusta también de la empresa es que también lo ve no solamente como una forma de cumplir con la cuota, sino que lo ve como un valor agregado”, informó Paulina.

Paulina nos dijo que esto es justamente lo que buscan las mujeres, que no solo sean integradas para cumplir con una cuota, sino que vean que realmente aportan ese valor.

Cada mujer representa un caso de superación y crecimiento, otro ejemplo de ello es Ana Karem del Razo, una mujer de negocios que ha encontrado en HND y el Programa Perlas un lugar para crecer su confianza personal, seguridad y liderazgo para inspirar a otros.

HND México apoya a las mujeres a través del Programa Perlas, en el cual han participado más de 400 mil mujeres en Latinoamérica.

“Una mujer líder tiene claro lo que quiere, es proactiva, se enfoca en las soluciones no en los problemas, está dispuesta a asumir la responsabilidad de sus decisiones y a apoyar a otros. Gracias al desarrollo y empoderamiento que adquirimos en el Programa Perlas hemos podido crecer nuestro negocio” afirmó Ana Karem.

Son necesarias más mujeres líderes

El liderazgo femenino está de moda, para muchos no es coincidencia que mujeres gobiernen varios de los países con mejor calidad de vida en el mundo (Nueva Zelanda, Dinamarca, Taiwán, Islandia, etc.).

Muchos otros piensan que hay empresarias exitosas que no estarían donde están sino fuera por el impulso extra de tener que esforzarse mucho más que sus contrapartes hombres, ¿pero hay una verdad en esto?

“Desde mi punto de vista diría que (…) está comprobado que cuando una mujer está en un puesto directivo aumenta la productividad de una empresa, y no es nada más por decir que la mujer dirige la empresa es mejor que el hombre, no, no se trata de eso. A veces tenemos otra visión diferente y eso desencadena estos resultados positivos en cuanto a números, en cuanto al modelo de negocio, demás, que los hombres no están tomando en cuenta”, razona Paulina.

El haya mujeres en puestos de liderazgo siempre es una gran fuente de inspiración para que las niñas piensen “yo también puedo ser como ella”.

“Esto también es para las diversas generaciones (…) que niñas pequeñas vean “Ah, hay una directora en tal empresa, ¡quiero ser como ella!” Hay que incentivar que las futuras generaciones sean parte de este ecosistema”, consideró Paulina.

El impacto de la pandemia en las PyMEs de mujeres

Los estragos económicos causados por el COVID-19 fueron tales que, de acuerdo con el INEGI, para mediados de 2021 la fuerza laboral femenina en México era la más afectada. La participación económica de las mujeres llegó a 40.71% como promedio en el 2020.

Este 2022, los empleadores deberán asumir como responsabilidad incluir a las mujeres de forma equitativa en su fuerza de trabajo para equilibrar el juego.

Esto porque el empoderamiento económico femenino ayuda a romper la brecha de desigualdad de género, reduce los ciclos de violencia que vive este segmento de la población y contribuye al crecimiento financiero inclusivo.

El futuro del emprendimiento femenino

“Creo que en un futuro los fondos se van a dar cuenta del papel importante que es tener a las mujeres (…) para la toma de decisiones, así que yo en un futuro veo a mujeres con más participación en los comités de inversión, (…) no solamente en la parte de analistas de inversiones sino en otros departamentos como el legal, el business development, y demás perfiles que empoderen a las mujeres a desarollarse en estos fondos”, pronostica Paulina.

Por mientras en el presente Angel Ventures está innovando para incrementar el número de mujeres en sus equipos.

“Dentro de los diferentes fondos de la firma Angel Ventures se han implementado indicadores ESG (Environmental, Social & Governance) para analizar la diversidad dentro de los equipos, lo cual deriva a una mejor toma de decisiones al haber perfiles diferentes dentro de los equipos”, nos dijo Paulina.

Para terminar Paulina deja un mensaje a las mujeres que leen Pro Network.

“Aviéntate y confía en ti. Tenemos mayor tendencia a dudar de nuestras capacidades y a presentar el llamado Síndrome del Impostor, pero eso sólo son voces en nuestras mentes que nos impiden sacar al ruedo todo nuestro potencial. Si no lo intentas, jamás sabrás lo que pudo haber sido”.

“Fomentemos este apoyo entre mujeres, por ejemplo, si eres una persona experta en determinado tema y conoces a alguna mujer emprendiendo en algo relacionado a tu área de experticia, sé su mentora, guíala. Desarrollemos esta cadena de apoyo entre mujeres para lograr el cambio que queremos ver en el ecosistema emprendedor”, finalizó.

También te podría interesar: ¿Qué es una neo-universidad y por qué es el futuro de la educación?

Share the Post:

Related Posts