Emprendedores Startup

Un proyecto universitario que crece hasta tecnología de primer mundo

Dos jóvenes junto a un maestro que no se dieron por vencidos cuando en México no vieron el potencial de su tecnología.

Adan Ramírez y su amigo y compañero de carrera Juan Arriaga se encontraban cursando la mitad de la carrera de ingeniería en biotecnología en la Universidad Autónoma del Estado de México. 

Como requisito debían realizar un proyecto de investigación y desarrollo con la tutoría de un investigador, siendo el Dr. Miguel Mayorga el único en aceptar el reto que la pareja de jóvenes tenía en mente. 

Observaron que un tema importante a nivel mundial es el cambio climático, así como la cuestión energética en México, pues existen miles de personas sin acceso a este servicio. 

 Es necesario mejorar la tecnología existente

La tecnología actual para generar energías renovables termina siendo basura electrónica que no hay forma de reutilizarla. 

Queriendo construir algo nuevo pensando en que su producto debía ser amigable incluso 10 años después o que ya no pudiera seguir teniendo su uso generando electricidad fue el objetivo que se puso este equipo multidisciplinario. 

Nanotecnología y biotecnología 

“El Dr. Miguel es experto en física en el ramo de nanotecnología, ya había trabajado en cosas térmicas; nosotros como parte de biotecnología conocemos la parte de microorganismos así que fusionamos ambas áreas”

Adan Ramírez, Co-fundador de Greenfluidics

El el uso de microalgas en combinación con nano fluidos produce energía y oxígeno, ocupa dióxido de carbono y finalmente un diseño sustentable es el biopanel generado por Greenfluidics

Beneficios

La empresa aprovecha los recursos naturales para generar nuevas tecnologías, es por ello que su producto estrella se ha acoplado a las necesidades del ramo espacial. 

  • Las partículas de carbono que utiliza salen de los residuos del café
  • Genera oxígeno
  • Consume dióxido de carbono al realizar el proceso de fotosíntesis
  • Sus componentes se convierte en líquidos utilizables como fertilizante
  • El cascarón de plástico puede reciclarse para usos comerciales como cubetas
  • Es aplicable en ambientes hostiles como el espacio o el desierto
  • Panel automatizado, con sensores que monitorean el sistema y el ambiente

Usos

Es una herramienta sustentable que puede formar parte de edificaciones verdes no sólo en techos, también en ventanas, tragaluces e interiores.

Gracias a su diseño innovador en forma de triángulo, son más que un panel energético.

Esta tecnología es adaptable y escalable a cualquier parte del mundo ya que las microalgas que se utilizan son de cada región. 

Finalmente gracias a su producción de oxígeno, es un producto de primera necesidad en temas aeroespaciales. 

También te puede interesar leer: Buscan dejar en alto a México con proyecto de fusión nuclear

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *