Financiamiento

Transformación digital en el sector financiero

Ante la innovación digital, la pregunta que nos queda por hacer es: ¿Quién, en el futuro, necesitará un banco como lo concebimos actualmente?

La Revolución Industrial 4.0 es definida como el resultado de la digitalización de los sistemas de producción y el desarrollo vertiginoso de las Tecnologías de Información (TI), teniendo las empresas una nueva visión de cómo organizar los sistemas de producción en la que aparece la fábrica inteligente en un entorno de interconexión digital. 

Una nueva plataforma CoDI

La plataforma digital de cobro conocida como Cobro Digital (CoDi), cuya operación ya inició en México, es la nueva apuesta tecnológica de Banco de México (BANXICO) que promueve el uso de un teléfono inteligente para reducir el uso de efectivo, incrementar el uso de la banca y hacer más seguras las transacciones. 

El CoDi no es tan solo una app en un teléfono inteligente, sino una plataforma de BANXICO que busca enlazar a los teléfonos inteligentes, los bancos y el sistema de SPEI (Sistema de Pagos Electrónicos Interbancarios que permiten enviar y recibir dinero a través de las cuentas bancarias por Internet).

De esta forma, los usuarios puedan pagar solo con su dispositivo móvil a cualquier hora (24/7), sin necesidad de cargar con tarjetas de débito o crédito, y sin el cobro de comisiones ni al usuario ni al comercio, pues se considera como transacción en efectivo. 

Los pagos son hechos vía lectura de un código QR (Quick Response barcode: código de barras de respuesta rápida) del vendedor, además de comunicación NFC (Near Field Communication o comunicación de campo cercano) para transmitir el mensaje de cobro de comunicación instantánea para realizar procesos de identificación y validación.

También te puede interesar leer: CoDi el nuevo sistema de pago de Amazon y Banxico

Cambios en el sector financiero

El sector financiero, las fintechs y la banca, están viviendo el proceso de cambio hacia la 4.0. El potencial de una banca abierta podría cambiar la forma de ofertar los servicios financieros. 

BANXICO, liderando esta transformación digital, está aceptando el desarrollo de plataformas compatibles con el CoDi por parte del sistema bancario o de empresas fintech.  

Entre los bancos que ya desarrollaron su propia app móvil, compatible con el CoDi, de acuerdo con información de BANXICO son: Afirme, Banco Azteca, Banco del Bajío, Banorte, Banregio, BBVA, Citibanamex, BanCoppel, BankaCool, BMonex, Compartamos, Inbursa, VePorMas (B x +), Mifel, Pagatodo y Santander, entre otros.

Los bancos que se alinearon con el CoDi de BANXICO son: ABC Capital, Multiva Banco, Actinver, Bansefi, Banco BASE, HSBC, Intercam e Invex, etc.

El CoDi es una aplicación genérica del Banco de México, pero también se abrió la posibilidad de que se desarrollen apps genéricas no necesariamente del banco central, sino de otros participantes, estimulando la participación de las pequeñas empresas de tecnología, startups o fintechs.

El reto de las fintech

Los clientes ahora buscan intermediarios más efectivos que ofrezcan  soluciones a los dolores de cabeza causados por el sistema bancario tradicional: rechazo de cheques que fueron firmados con una firma que no coincide con la registrada, largos tiempos de espera por transacciones que requieren autorización del gerente de la sucursal, una larga fila en la ventanilla de un banco, entre otros.

El reto del sistema bancario es algo así como “la desconstrucción de su modelo de negocio”  si desea sobrevivir, esto es: pensar diferente, romper la estructura y verla desde afuera en una visión innovadora acorde con las necesidades de usuarios digitalizados. 

La transformación digital permitirá darle un nuevo valor al banco. Esto es, conceptualizarlo como una empresa que provea de productos y servicios bancarios en forma digital, ofreciendo mejorar la experiencia de los usuarios. Los clientes de la 4.0 buscarán evitar la visita a una sucursal.   

El futuro que nos espera

El futuro es retador en una visión hacia el 2025. La 4.0 transformará a los mercados más rápido que ninguna fuerza antes vista, con la posibilidad de hacer desaparecer a las empresas más poderosas que no quieran adoptar nuevas propuestas tecnológicas. 

Se estima que cuatro de cada diez empresas podrían ser desplazadas por la 4.0, en cada sector de la actividad humana, en los próximos años. 

Tanto los líderes de los negocios, desarrolladores de tecnologías y científicos visualizan un futuro muy digitalizado, pero con ello predicen que también surgirán nuevos riesgos. Es por eso predecible que surgirá una imperiosa necesidad de la seguridad cibernética.

Ante la innovación digital, la pregunta que nos queda por hacer es: ¿Quién, en el futuro, necesitará un banco como lo concebimos actualmente?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *