Logística y Comercio Exterior

El destino del petróleo…

La caída en la demanda mundial ante el COVID-19 y la falta de almacenamiento del petróleo, provocaron un problema logístico a nivel internacional.

Por: Fernando Enrique Bolaños Sapién, Analista Bursátil de Grupo Financiero Monex

El mes de abril del 2020 será recordado como un mes histórico para la cotización de los precios del petróleo debido a que por primera vez, el crudo West Texas Intermediate (WTI) se ubicó en terreno negativo, cerrando los futuros en un precio de –$38.08 dólares el barril (sí, negativo).

¿Qué sucedió?

La restricción en la movilidad que los gobiernos a nivel mundial implementaron para detener el avance del coronavirus, generó efectos secundarios relevantes, en especial en la contracción de la demanda de energéticos utilizados para el transporte.

Ante la caída en la demanda, las empresas productoras de petróleo buscaron almacenar su producción a la espera de que los precios del crudo mejoraran, sin embargo, conforme su capacidad de almacenaje se agotaba, los mismos productores se vieron en la necesidad de reducir la producción, así como buscar otras fuentes de almacenamiento, como lo son los “oil tankers”.

El problema de logística se acentúa, cuando los compradores de estos productos (como es el caso de Pemex) no consumieron lo adquirido en meses anteriores (por la caída en la demanda), ocasionaron que no pudieran recibir el nuevo producto ante la falta de capacidad de almacenamiento.

Por lo anterior, en diversos lugares del mundo se observaron buques cargados de combustibles “varados” a la espera de que la actividad económica se activara, permitiendo la descarga de sus cargas.

También te puede interesar leer: Deuda o capital, esa es la cuestión…

Cabe destacar, que el costo por la renta de buque para el almacenamiento de energéticos presentó un alza importante, ya que en febrero se pudieron observar precios de $20,000usd el día, mientras que con la crisis el costo se elevó entre $200,000usd hasta $300,000usd el día, por lo que mantener este almacenaje puede ser muy oneroso para las empresas que lo requieran.

Lo anterior se conjugará con la extensión de las medidas sanitarias y con la reactivación de las economías a nivel global, por lo que parece el que destino del petróleo se encuentra en manos del coronavirus.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *