VISUALMENTE PROFESIONALES PARA VENDER INMUEBLES

La imagen vende y la podemos usar a nuestro favor.

Hay empresas que basan sus ventas en la presentación y en ayudarle a pensar al cliente cómo utilizaría un producto. Uno de esos casos es el sector inmobiliario, que puede valerse de diversidad de formatos para exponer sus productos. Fotogalerías, videos, vines, infografías, son sólo algunas de las opciones que pueden tener los expertos en la venta de inmuebles. Esta semana, se hará énfasis en las galerías fotográficas. Se sugieren algunos elementos a tomar en cuenta antes de armar una serie:

 

  • Con todo lo bien tomadas y perfectas que puedan estar las fotos, si se elige el medio equivocado para publicarlas, no se podrá mostrar una vivienda o un local decentemente. Por ejemplo, Facebook no es el medio más adecuado porque se pueden mezclar con diferentes mensajes o con comentarios de la gente y son distractores para mostrar los productos.
  • Al escoger la red adecuada, elige uno o varios temas para hacer las fotogalerías de los productos con que puede mostrar una inmobiliaria. Por ejemplo, locales, casas, apartamentos. Luego, en cada uno de ellos, se pueden mostrar interiores, vistas, exteriores, habitaciones, etc.
  • Es importante etiquetar adecuadamente las imágenes. No hay que subir la fotografía como 12345.jpg, es recomendable darles un nombre para que también sea posible categorizar en los buscadores como Google o Bing y en los medios internos de la página web, de la aplicación y de los sitios donde se vaya a promocionar. Es mejor suplir los números por un nombre como sala-con-vistas.jpg
  • Para destacar los detalles, se puede hacer un collage con una serie de fotos: los detalles de una habitación y agrupamiento de elementos temáticos como la decoración, las vistas o las áreas comunes, por ejemplo.
  • Selecciona un estilo de galería que permita hacer zoom a las fotografías y que muestre una vista previa grande, de esta forma se podrán apreciar mejor cada uno de los espacios. Una fotogalería debe tener las suficientes fotografías. ¿Cuántas serían las adecuadas? Dos o tres son muy pocas para poder apreciar un producto, cien son excesivas, por eso es recomendable hacer temáticas o collages que agrupen varios detalles que puedan ser orientativas.

 

Por último, aunque la imagen “venda”, siempre hay que describir con palabras lo que se está presentando. Una buena redacción de los elementos puede cerrar un trato, así que pensar bien en los detalles de cada fotografía es una prioridad. Por eso, el proceso de incluir fotografías en la red o en dispositivos móviles es un paso que no debe improvisarse. Todos los elementos cuentan y deben cumplir objetivos. Siempre hay que ser profesionales, hasta en el más mínimo detalle.

Share the Post:

Related Posts