7 TIPS PARA EVITAR LA DESERCIÓN DEL E-ESTUDIANTE

La ventaja del aprendizaje vía Internet conlleva también compromisos que van más allá de la inscripción de muchos alumnos. Entre estos compromisos está evitar que no terminen o que se vayan a otros espacios donde se ofrezcan contenidos similares.

Para evitar que pase esto, damos algunas recomendaciones para mantener la calidad de los contenidos. Esto hará que los usuarios se sigan interesando en el curso y que lo recomienden a otros o que decidan continuar tomando otros que hagan que la marca de la empresa educativa se propague y que vaya creciendo. Comenzamos con la estructura:

  • Es básico que el estudiante inscrito se familiarice rápidamente con la plataforma y comprenda cómo utilizar las diferentes herramientas (acceso a contenidos, ingreso y participación en foros, envío de mensajes, etc.). No hay nada más frustrante que entrar en un sitio virtual que sea confuso, que no deje movilizarse o que no deje claramente la secuencia del curso. Para evitarlo hay que dejar clara la navegación, que sea simple y muy intuitiva.
  • Estructura del curso. Debe de establecerse bien la jerarquía de los contenidos: introducción, teoría, ejercicios, evaluación, foros, etc. Si no hay un orden lógico, los estudiantes pueden confundirse y abandonar. Es muy importante planificar con tiempo la organización y los tiempos de cumplimiento de cada objetivo para así mejorar el rendimiento y la motivación de los alumnos.
  • Contenido relevante. Si el contenido no es relevante o significativo, los adultos pueden descartar el curso. Es primordial diseñar materiales acordes al perfil del receptor del curso. Se puede personalizar el contenido utilizando plataformas concretas con situaciones particulares, información útil, nueva e interesante.
  • Concisión es también importante. Los textos largos o con complejidad puede perjudicar el curso y ser motivo para que la gente se dé de baja. La vaguedad de los conceptos, el exceso de teoría deben dejarse atrás.
  • Por supuesto que la ortografía y la gramática deben estar perfectas, limpias y certeras.  Hay que mantener la coherencia del texto, pulir y revisar meticulosamente el texto y evitar todo tipo de errores tipográficos o de omisión.
  • La calidad del material gráfico y videográfico debe ser óptima evitando la baja resolución pero sin que representen un consumo de tiempo o de consumo de datos que evite que los usuarios se conecten con efectividad. También se recomienda etiquetar adecuadamente todo tipo de material, y en el caso de los videos, marcar la duración, el tamaño y el formato de lo que se va a reproducir.
  • Por último, hay que planear las interacciones entre los instructores, los usuarios y todos los involucrados en el desarrollo del curso. Deben ser evidentes los objetivos y los propósitos de cada estrategia de interacción que pueden ser foros, chats, sesiones en vivo, etc.
Share the Post:

Related Posts