Herramientas Marketing y Comunicación

¿Hay vida más allá de Facebook y Google?

Hace unos años la pregunta que nos hacían a los marketeros era si tenía sentido anunciar sus productos, servicios, soluciones y experiencias en internet o no.

Hoy la respuesta a esa pregunta es más que obvia y la pregunta hoy día es si hay vida más allá de anunciarse en Facebook y Google.

La respuesta a la pregunta de hoy no es tan obvia, pero les adelanto que es sí. Las plataformas de Facebook y Google tienen una gran capacidad de generar resultados de negocio para todo tipo de anunciantes, desde individuos y pequeñas empresas hasta los mayores anunciantes del mundo.

Vamos a ver varias oportunidades adicionales: mejora de producto y experiencia, CRM y automatización y eCommerce.

El marketing es un multiplicador de tu producto

Si tu producto carece de valor y lo multiplicas por 1 millón de pesos, desgraciadamente el resultado va a ser cercano a cero.

Hay que trabajar en el producto o servicio, en su definición y explicación, en la experiencia que tienen y perciben nuestros potenciales usuarios desde los primeros contactos con nuestra compañía hasta el día que dejamos de trabajar juntos y nos decimos adiós.

Todo forma parte de tu producto

Como contesta a las llamadas tu gente, los contenidos que publicas en tu web, las newsletters que mandas.

Quizás a estas alturas de la columna estás pensando en llamar a McKinsey & Company y que te resuelvan este párrafo montándote una matriz. Ayudaría, pero la buena noticia es que no hace falta.

Casi todos los productos y servicios nacen de un dolor o de la esperanza. De dolores pequeños o grandes, de la frustración de tardar cantidades ingentes de tiempo y energía en conseguir una cotización para un servicio, contratarlo o cancelarlo.

Y otros nacen de la esperanza de una calidad de vida mejor. Para mapear todos los atributos del párrafo anterior podemos volver a recordar cual era nuestra esperanza o el dolor que queríamos mitigar cuando arrancamos nuestro negocio.

Un propósito

Que queríamos resolver, que proceso queríamos mejorar, que riesgo queríamos mitigar.

Si vamos recordando y mapeando esto podemos definir el viaje de nuestro potencial consumidor y pensar cuales son los primeros síntomas por los que va a necesitar nuestro producto, porque va a considerarnos a nosotros o a un competidor y cuáles son los factores decisivos para finalmente comprar o contratar.

Podemos definir en cada uno de estos estadios tanto qué contenido vamos a generar para comunicar, como evaluar si nuestro producto realmente añade valor en ese estadio.

Este ejercicio nos debería dar como resultado una mejora de producto como un mapa de generación de contenido, para cada estado del consumidor.

El caso opuesto a multiplicar cero por un millón es el de la película ochentera “Field of Dreams” en el que una vocecita le decía a Kevin Costner: “Si lo construyes él vendrá”. No escuchen a esa voz: si lo construyes, pero no lo comunicas, rara vez el consumidor vendrá. La clave está en el equilibrio entre desarrollo de producto y comunicación.

Automatización como oportunidad

La cantidad de negocios que se siguen gestionando con un Excel es sorprendente. Esta es una gran herramienta, pero a día de hoy tenemos soluciones que nos van a ayudar a sofisticar y escalar nuestro negocio: las soluciones de CRM (Customer Relationship Management) y la automatización.

Los CRMs gratuitos o freemium (Hubspot, Sugar CRM, ZOHO) y su facilidad de uso nos abre la posibilidad de usarlo prácticamente para cualquier negocio.

La segunda oportunidad es la automatización: muchas de las soluciones disponibles hoy (ITTF, Zapier, Microsoft Power Automate) nos permiten, sin conocimientos de programación, sincronizar todas nuestras plataformas automáticamente y centralizar todos nuestros datos.

Con esta combinación vamos a poder tener toda la información de prospectos y clientes, la de actividad orgánica y pagada en plataformas y la de email marketing, ventas, etc, en un solo punto para tomar decisiones.

Y la última solución, en caso de que nuestro producto sea físico o nuestro servicio sea productizable (Caja de experiencias, Código que vale por X horas de servicio… etc.) tenemos la gran oportunidad del eCommerce.

Esa oportunidad tiene dos caras: anunciarnos y vender en los grandes marketplaces ya creados (Amazon, Mercado Libre, Walmart etc.) o crear de cero nuestro eCommerce.

Estas dos opciones hasta hace poco corrían en paralelo y ahora van convergiendo: Shopify te permite crear tu propio eCommerce, conectar tu tienda con Facebook e Instagram y vender directamente allá y empujar tus productos directamente al Marketplace de Walmart, sin escribir una sola línea de código. 

Es curioso ver como la publicidad digital se ha ido convirtiendo en un paisaje de jardines vallados y el eCommerce en lo contrario: un paisaje liquido en el que una sola plataforma nos permite empujar nuestro producto a múltiples sitios donde vender.

Estas dos tendencias nos llevan a considerar seriamente la potencia del eCommerce como canal de comunicación, sumado a la potencia para generar transacciones.

También te puede interesar leer: Triunfadores del éxito online.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *