Delegar: 3 razones por las que los emprendedores deberían democratizar la toma de decisiones
Emprendedores

Delegar: 3 razones por las que los emprendedores deberían democratizar la toma de decisiones

Ser un emprendedor implica realizar diversas tareas para llevar a cabo los proyectos deseados, de ello deriva la importancia de delegar.

Desde marketing, redes, ventas e incluso involucrarse en aspectos del negocio como la contabilidad, son algunas de las actividades que un emprendedor requiere realizar. 

Si deseas crecer será necesario aprender a delegar ciertas tareas y así manejar el negocio de manera eficiente. Es algo que se dice fácil, pero que no siempre se lleva a cabo de forma exitosa. ¿Por qué sucede esto?

El emprendedor corre riegos y se acostumbra al control de toda la operación desde su inicio, por lo que renunciar a esto puede ser un desafío, al igual que democratizar la toma de decisiones. Sin embargo, querer hacerlo todo no permite ver el panorama general de donde se está parado, ni proponer nuevas ideas y estrategias para avanzar con éxito. Muchos emprendedores piensan que son capaces de realizar diversas funciones y tareas y, si bien esta confianza los lleva a iniciar su propio negocio, no delegar puede crear puntos ciegos.

Project Management Institute (PMI), la asociación líder mundial en dirección de proyectos, explica tres de las razones principales por las que los emprendedores deberían democratizar la toma de decisiones:

  1. Se obtienen mejores resultados.  Delegar el trabajo diario a los colaboradores que están más cerca de lo que se hace cada día en la empresa promueve una toma de decisiones mejor informada y crea más valor para la organización. Se puede tratar de aquellos colaboradores que tienen más conocimientos sobre ciertos temas o de quienes tienen un contacto más directo con los clientes o usuarios finales. 

Al permitir que los empleados tomen decisiones sobre los flujos de trabajo de los que son responsables, se libera tiempo para que el emprendedor se dedique a trabajar en la estrategia y otros asuntos comerciales de valor agregado. Sin embargo, para empoderar a los colaboradores de manera exitosa para una buena toma de decisiones es necesario capacitarlos. Necesitan comprender qué resultado comercial se espera y el contexto en el que se tomarán decisiones por medio de una capacitación adecuada de sus habilidades de liderazgo.

Por lo tanto, todo emprendedor debe crear, en algún punto, una cultura de confianza basada en la idea de que los empleados tomarán mejores decisiones si entienden cómo se crea valor y están alineados con aquellos flujos que son clave en la operación.

  1.  Ganar velocidad. Éste es otro beneficio al delegar: Si consideramos que al ser menos personas las que participan en la revisión y aprobación de decisiones, habrá menos "cuellos de botella", entonces la organización se moverá con mayor rapidez.

Este punto es principalmente benéfico para las empresas que se encuentran en la industria de servicios, en la que capacitar a los empleados sobre todos esos problemas a los que se enfrentarán, puede hacer la diferencia entre tener a un cliente feliz o descontento.  La agilidad es primordial en todas las industrias. Tomar decisiones con rapidez por parte de quienes tienen acceso a información importante, reduce los tiempos de comercialización y propicia un giro más rápido, logrando ser mejor que la competencia.

  1. Mayor compromiso de los colaboradores. Aquellos empleados que sienten que sus líderes confían en ellos y se les da autonomía tienden a ser los más comprometidos. Al darles responsabilidad en la toma de decisiones se incentiva a los empleados y sus equipos para aprender, cultivar y ejercer "habilidades de poder" interpersonales como la empatía, la comunicación y la colaboración.  De esta forma es posible crear una cultura de rendición de cuentas.  

Consideremos que la gran mayoría de los seres humanos, estamos programados para no decepcionar a nuestros compañeros de equipo. Al democratizar la toma de decisiones, los emprendedores ofrecen la oportunidad a sus colaboradores para determinar a qué trabajo deben darle prioridad y cuál no ofrece un valor agregado. Soltar el control, pero estar alerta a lo que sucede dentro de la empresa, permite su crecimiento. Se vuelve un trabajo conjunto en el que todos ganan.

También te puede interesar leer: El unicornio latino EBANX expande sus operaciones a África.