DESDE LA TRINCHERA DEL ARTE, PODEMOS AYUDAR - PRONETWORK