Financiamiento

Herramientas Fintech para emprendedores

Utilizar las fintech como herramienta de financiamiento para emprender es la solución más adecuada y sencilla, pero requieres saber qué y cuándo.

Tradicionalmente, emprender en México representa diversos retos que van desde mantener ventas y clientes o construir una sola visión de negocio, hasta los desafíos en cuanto a temas financieros al querer capitalizar las ideas y sueños de los emprendedores.

Y es que el acceso a capital continúa siendo uno de los principales frenos para las nuevas empresas, no solo en términos de sus inversiones iniciales, sino alrededor de la liquidez necesaria para llevar a cabo sus actividades y operar conforme a sus planes.

Esta situación se ha intensificado en el presente contexto de volatilidad económica y crisis.

Financiamiento para emprender

De hecho, justamente es la necesidad de capital de trabajo la principal razón por la que las empresas recurren a fuentes de financiamiento, según el 76% de los encuestados en la última edición del reporte de Banco de México sobre la a Evolución del Financiamiento a las Empresas.

Pero, nuevamente, surge otra problemática: la oferta crediticia sigue limitada. Con base en un análisis de nuestra cartera de clientes, descubrimos que el 50% de las compañías que buscan financiamiento fintech lo hacen debido a que necesitan más capital al cual ya no tienen acceso, principalmente por falta de un colateral como garantía de pago.

Es decir que, después de haber recurrido al crédito de la banca tradicional, es poco viable encontrar más oportunidades para inyectar capital. Eso sin mencionar que la dependencia del crédito puede poner a los empresarios en una situación complicada al sobre apalancarse y endeudarse por encima de sus capacidades de pago.

Fintech para emprender

Aquí es donde el sector de fintech se ha convertido en uno de los mayores aliados para el emprendimiento, pues además de que ha sabido comprender y entender mejor las necesidades del mercado, tiene la posibilidad de ofrecer una amplia gama de productos y servicios a través de la tecnología que simplifica procesos, reduce tiempos y hace el financiamiento más accesible e, incluso, menos riesgoso.

Lejos de ser un “reemplazo” de la banca tradicional, la tecnología financiera es una alternativa y un complemento de las estrategias de capital de las empresas.

En otras palabras, las herramientas fintech que están a la disposición del emprendimiento garantizarán mejores probabilidades de éxito para los emprendedores al complementarse con otras soluciones bancarias. 

Es así que un crédito bancario es una gran fuente de financiamiento si lo que un emprendedor busca es aumentar el retorno sobre los activos de su empresa o invertir para acelerar su crecimiento.

En contraste, el sector fintech es una decisión acertada que reduce las trabas y simplifica modelos de financiamiento para requerimientos más específicos de negocio. 

Por ejemplo, desde Drip, lo que hacemos es utilizar la tecnología para hacer más accesibles alternativas como el factoring o descuento de facturas, el cual justamente resuelve la necesidad de dar acceso más rápido a capital de trabajo, vital para operaciones y obligaciones inmediatas sin que adquirir deudas.

¿Sabes cuál es la indicada para ti?

De la misma manera, de acuerdo con los modelos vigentes regulados por la Ley Fintech, publicada en 2018 en el Diario Oficial de la Federación, las empresas pueden contemplar 3 categorías de fintech a su disposición:

  • Fondos de pago electrónico: “wallets” o monederos electrónicos para envíos de dinero y recepción de pagos electrónicos que ofrecen cuentas bancarizadas digitales y tarjetas de débito en moneda nacional, divisas extranjeras y hasta criptomonedas como el Bitcoin.
  • Crowdfunding o financiamiento colectivo: intermediación entre un grupo de inversionistas y acreedores a los que se les confiere financiamiento para la recolección de capital de forma colectiva dirigido a financiamientos a empresas, préstamos, micro préstamos, fondeo a causas sociales, desarrollos inmobiliarios, financiamiento para copropiedad y regalías, entre otros.
  • Mientras que los modelos novedosos, son aquellos servicios financieros que, basados en la tecnología y plataformas tecnológicas, ofrecen soluciones distintas a las opciones existentes en el mercado al momento de solicitar su permiso ante esta instancia reguladora.

A estos se suman nuevos y continuos modelos tecnológicos que cierran la brecha digital entre empresas y que, conforme evolucionan, van atendiendo nuevas y crecientes necesidades financieras de las organizaciones.

Con todas estas opciones, ¿cómo saber qué y cuándo aplicarlo? La respuesta radica en la naturaleza y tus propias necesidades.

La gran ventaja de la tecnología financiera es que ha encontrado la forma de crear soluciones a la medida de usuarios y organizaciones: en lugar de que una empresa se vea obligada a adaptarse a las reglas de operación de un banco, ahora la tecnología crea soluciones ideales para cada plan y modelo de negocio.

¿Qué y cuándo?

El qué y el cuándo aplicarlo define qué tan exitoso es cada alternativa para tu empresa, lo que no solo resuelve el dilema de acceso, sino que te permite complementar los esquemas tradicionales de crédito, diversificar, planear de forma más dinámica y tener mayor control sobre tus activos, así como tus planes financieros.

Antes las opciones eran limitadas y difíciles de aprovechar, hoy fintech cambió el panorama por completo.