Coaching y Consultoría Herramientas

Comienza tu startup, encuentra un problema y valida la solución

Descubre el proceso más rápido y sencillo que te ayudará a saber de qué manera y por dónde comenzar tu startup.

He platicado con aspirantes a ser emprendedores que basan su esperanza de éxito en una idea, o bien en un mercado con relativa facilidad y potencial de generar ingresos que al final, resultan ser sesgos y espejismos de su emprendimiento.

Un muy buen amigo mío, Sergio Canales, fundador de Cabra Loca Coffee y The Lab Cycling Studio me dijo que para tener éxito en tu negocio, solo debemos de resolver un problema, un problema bien resuelto. 

Encontrar un problema y resolverlo “bien resuelto” es un excelente abordaje que nos ayuda a convertirnos en cazadores de oportunidades con un alto grado empático, pues hacernos conscientes de las situaciones y sus áreas de mejora nos da las herramientas para generar valor.

Por esta razón, te dejo 3 grandes pasos para Encontrar un problema y validar la solución.

1. Cazador de problemas

Dentro de mis años como diseñador de negocio y práctica en pensamiento de sistemas, he generado cuatro skills o capacidades para ser un cazador de problemas: Skills de (1) Conciencia, (2) Evidencia, (3) Agencia y (4) Sistema. Estos skills los he ordenado de forma que promuevan la intención de búsqueda de un problema, sin embargo, pueden emerger en diferente orden.

Conciencia

Tener conciencia de lo que sucede a nuestro alrededor y no dar las cosas “por hecho”. Si cada que lavas el auto llueve, no des por hecho que eso debe de ser “normal”, así como no cuestionarte por qué nadie ha hecho un producto o servicio para cuando estás 45 min en el tráfico (Siempre he pensado que podrías aprender alemán mientras estás en el tráfico -jaja-)

Evidencia

Si bien en tu conciencia has detectado un problema en potencia, es necesario tener evidencia de que en efecto existe el problema, llegó el momento de observar y preguntar.

Agencia

Al preguntar e inmersarte en la situación donde se hace explícita la problemática, ¿Qué agentes emergen? ¿Quién es el usuario o tu futuro cliente? ¿Qué otros agentes están envueltos? Ej. Si un niño tiene dificultad de estudiar de forma remota, los agentes involucrados no solo es él, sino los padres, la escuela, los profesores, etc. 

Sistema

Esta skill podría ser la más compleja, sin embargo al haber desarrollado las 3 skills anteriores, tendrás ya -al menos en tu cabeza- un mapa de cómo funciona la situación, la conexión entre agentes y sabrás dónde podrás intervenir, es decir en qué “parte” del gran problema vivirá tu solución. Este mapa puede ser tan simplificado, o detallado según la cantidad de información que estés dispuesto a manejar.

2. Plantea una solución

A partir de este momento tenemos estructura suficiente para echar a andar nuestra imaginación. Idear es hacer estas conexiones y generar algo nuevo, pero ¿Cómo pensar de forma creativa sin caer en una lluvia de ideas que no llevan a nada? ¿Cómo no sesgar al grupo con jerarquías o estilos de liderazgo que restan validez a las ideas que vienen de personas con menos experiencia o introvertida? Bueno, te presentamos el abordaje “Show, don’t tell” o “Muéstralo, no sólo hables”

Show, don’t tell! Para idear de mejor manera en equipo recomendamos que los integrantes del equipo -recomendamos invitar a personas externas en caso de que estés solo- generar un sketch por persona, este sketch será de tres momentos, que cuente (1) Cómo la persona experimenta el problema, (2) Cómo tu iniciativa la resuelve y (3) cómo termina la experiencia.

De esta manera, aunque los participantes piensen de forma diferente, la ideación y las propuestas estarán estandarizadas en tres momentos para poder comparar.

Al finalizar el ejercicio, muestren sus ideas y decidan en función de ideas completas, no de lluvia de ideas incompletas.

Lee también: Tu misión personal, el punto de partida de tu negocio

3. Prueba y valida

Difícilmente una idea “en papel” funcionará y será asimilada por el mercado en su lanzamiento. Como emprendedor mi recomendación siempre será hacer experimentos que te permitan tomar decisiones.

Para tomar estas decisiones de tu solución sugiero despejar tres incógnitas: (1) ¿Qué variable probaré? (2) ¿Qué experimento realizaré? y (3) ¿Qué decisión tomaré?

¿Qué variable probaré?

Ve a tu solución como una una “ecuación de valor” donde cada aseveración o valor que le das a las variables impacta en el resultado. Si tu solución es vender comida balanceada a domicilio a $100 para estudiantes en el municipio de Monterrey, podemos convertir esto en variables, es decir: (1) Vender comida (2) Balanceada (3) Domicilio (4) 100 MXN (5) Estudiantes (6) Monterrey. ¿Por qué descompongo esta idea de negocio en 6 variables? Porque si una de ellas es falsa o no está bien ejecutada, la solución no será asimilada por el mercado y por ende no tendrá éxito. Una vez que elijas qué variable(s) probarás (En este caso la 2 que es comida balanceada y la 5 que es estudiantes) llegó el momento de experimentar.

¿Qué experimento realizaré?

Esta es mi parte favorita pues para realizar experimentos es necesario tener algo creatividad, ¿Cómo podrías probar si la comida balanceada hace sentido a los estudiantes? Bueno yo haría un catering de mi menú con estudiantes, con adultos jóvenes y adultos. Así podría tener una noción de qué platillos hacen más sentido a qué segmentos, y tener retroalimentación sobre algo real. Lo importante no es si un platillo fue el mas demandado, o si no les gustó ninguno, sino saber Por qué.

¿Qué decisión tomaré?

Entender los porqués es lo que te ayudará a validar o rechazar tu solución y así tomar decisiones si mejoras tu propuesta, o si la retroalimentación de las personas te abre nuevos panoramas de solución en función de un mismo origen o problema, esto se llama “Pivotear”.

Confiamos en que esta guía rápida te ayudará a trazar un camino de búsqueda y solución de problemas, así como de validación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *