Legal y Contable

Planea, prevé y sé prudente con tus gastos

Ante la situación que actualmente vivimos, la realidad económica cambió y ahora hay que reasignar el ingreso económico del hogar.

Para el economista de la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL), Jorge Omar Moreno, el uso del recurso-ingreso dentro de una familia depende mucho de la situación social e institucional en la cual se desempeñen, pero para hacer esta reasiganción, se necesitan pensar en las prioridades.

Antes del coronavirus, la sociedad estaba acostumbrada a realizar gastos en salidas a restaurantes, cine, viajes, entre otros; sin embargo, la realidad económica cambió y ahora hay que reasignar el ingreso económico del hogar.

De acuerdo con el investigador de la Facultad de Economía de la UANL, entre los bienes necesarios están la alimentación, la educación, el vestido y calzado y los cuidados de la salud.

¿En qué gastan los nuevoleoneses?

En 2018, la Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos de los Hogares del INEGI reportó que, en promedio, el gasto trimestral por hogar en Nuevo León es de 40 mil 990 pesos. Y el dinero se destina a los siguientes rubros:

  • 29% en alimentos, bebidas y tabaco
  • 24.7% en transporte
  • 13% en educación y esparcimiento
  • 9.6% en vivienda, energía eléctrica y combustibles
  • 7.6% en cuidados personales
  • 5.8% en servicios para la limpieza y cuidados de casa
  • 4% en vestido y calzado
  • 2.8% en cuidados de la salud

¿Qué se recomienda?

  1. Ser prudente y tener prioridades, es decir, reconocer las necesidades prioritarias de alimentación y salud dentro del hogar va a ser fundamental para construir un buen presupuesto y asignación de los recursos con los que cuenta la familia.
  2. Utilizar las herramientas financieras que se tengan. Por ejemplo, el acceso a crédito en caso de ser necesario; usarlo o administrarlo para adquirir productos de primera necesidad como alimentos o medicamentos. También estar informados de todas las oportunidades que algunos bancos están brindando a sus clientes, como el postergar los pagos correspondientes a dos o tres meses para no impactar en el ingreso del hogar.
  3. Ante la incertidumbre, hay que ser previsor, esto es, tener una despensa con los alimentos básicos, de preferencia no perecederos, para evitar una salida innecesaria y la exposición al riesgo de contagio de los miembros de la familia.

Lee también, ¿De qué manera te impacta el acumular objetos?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *