Startup

Tu ropa tiene más de una vida

¿No te ha pasado que alguna vez abres las puertas de tu armario y descubres prendas que ni sabías que tenías?

¿No te ha pasado que alguna vez abres las puertas de tu armario y descubres prendas que ni sabías que tenías?

La influencia que el sector textil ha ejercido en nuestros hábitos de consumo es el reflejo de esta realidad.

El “fast fashion”, conocido como el comprar más, usar menos, es la fórmula de consumo acelerado que tiene la moda, la segunda industria más contaminantes del planeta.

“Este fenómeno por el cual se diseñan y fabrican colecciones de ropa de forma apresurada y a bajo costo, se está expandiendo hacia la conquista del mundo.” 

Amaya Baliño, fundadora de Iconic

El problema es que ya no se trata de la oferta de prendas, sino de una forma de consumo que cada vez se acentúa más.

Las prendas y tendencias cambian a la misma velocidad con la que cambian los gustos de los consumidores.

Todos tenemos ropa que ya no usamos o incluso nueva con etiquetas, y que ya no tenemos ningún interés en estrenarla.

¿La solución?

Una respuesta a esta problemática sería el cambio de nuestros hábitos de consumo; sin embargo, es tardío. Entonces, ¿por qué no darles una segunda vida a esas prendas?

Así surgió ICONIC México, una plataforma de compra y venta de moda de primera y segunda mano, que conecta a vendedores y compradores.  

En la plataforma se publican las fotos de las prendas siempre y cuando estén en buenas condiciones y calidad, y con un mensaje o comentario, la persona interesada puede hacerse con ese producto.

Una idea que además de contribuir a los bolsillos del vendedor y comprador, quienes los primeros ganan por la venta y los segundos acceden a precios más accesibles, contribuye al medio ambiente.

Eso no es todo

Se imparten talleres sobre moda sustentable, reciclaje y consumo responsable, en dónde todas las ideas son bienvenidas. 

El objetivo es trascender más allá de la compra y venta de moda.

Una propuesta ambiciosa para el textil basado en los principios de economía circular, en la que se minimiza la extracción de nuevos recursos, así como la generación de residuos.

Su pasión la llevó a emprender

La moda es una de las manifestaciones características de la sociedad de consumo.

Los cambios de modelos en el vestir y en los complementos fuerzan a los ciudadanos que quieren seguir las tendencias del momento a consumir los nuevos productos.

“Fui consciente de que era un problema que no era ajeno a mí” dice Amaya. 

Fue hace un par de meses que Amaya se decide a cruzar el océano de la incertidumbre, y comenzó a sacar la ropa que ya no se ponía. 

Para su sorpresa, encontró mucha en muy buen estado e incluso nueva con etiquetas. Creó una cuenta en Instagram y empezó a publicarla. Poco a poco, más personas se han ido uniendo y han confiado en la marca. 

Amaya concluye diciendo “reconozco que soy una apasionada de la moda. Me encanta seguir las tendencias, sólo que ahora desde un punto más consciente”. 

¿Sabías qué?

  • 95% de los textiles usados se pueden reutilizar.
  • Cada segundo es quemado o depositado el equivalente a un camión de basura textil
  • Los textiles liberan medio millón de toneladas de microfibras al océano cada año

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *