Financiamiento Herramientas

Las fintech, como otras industrias necesitan más mujeres

La participación de más mujeres en la industria fintech se requiere para lograr y mantener un equilibrio y brindar mayor confianza.

El derecho al voto de la mujer en México comenzó el 12 de febrero de 1947, en 2018 Arabia Saudita permitió por primera vez que las mujeres obtuvieran licencias de conducir, Sierra Leona prohibío la mutilación genital femenina en 2019 y hace unos días el mundo veía por primera vez a un mujer asumir el cargo de CEO para un banco a nivel global. 

Ver que avances a favor de la mujer como estos se den en épocas tan cercanas a la nuestra nos reafirma la necesidad de impulsar la equidad de género en todos los sentidos, y un ejemplo claro de esto también es el liderazgo femenino dentro de las organizaciones. 

Las empresas tienen un largo camino por recorrer para construir la equidad de género tanto en posiciones directivas como de management, y aunque las cifras son alentadoras porque hablan de una tendencia a la igualdad, no podemos festejar un número que sigue siendo el reflejo de una sociedad desigual en la que además, las mujeres muchas veces tienen que enfrentar el ganar menos que los hombres por las mismas actividades. 

Las mujeres en el sector fintech 

Sabemos que aún hay mucho camino por recorrer.

El mundo de las finanzas aún es un sector con predominancia masculina, pero cada vez hay más mujeres que ocupan cargos directivos en el sector, que se involucran en las fintech y que se interesan más en el tema de las finanzas personales.

Como prueba de ello es que el 38% de la compañía está conformada por mujeres y el 26% de los miembros del staff directivo de Kueski son mujeres, una de ellas como Chief Revenue Officer y la cifra seguirá en aumento. 

Formar una compañía que busca reducir la brecha de género entre sus colaboradores conlleva retos diarios y es un compromiso que hay que asumir con toda la organización. 

En Kueski, cada vez estamos más ocupados en poder generar acciones que nos permitan atraer y contratar talento femenino, implementar políticas inclusivas para retener y desarrollar al talento femenino y contribuir a la construcción de una cultura organizacional que busque la equidad de género en todos los sentidos. 

Aminora la brecha de género

Como empresa de tecnología, sabemos que la brecha de género que se ha generado es mucho más profunda que en otras industrias, las razones pueden ser obvias o complejas y una solución a esto puede ser difícil de llevar a cabo. 

Sin embargo, vivimos en una época en donde existe una gran necesidad de una mayor representación femenina en el mundo fintech

“Cuando comencé mi carrera nunca pensé en la brecha de género dentro de las compañías pero llegó un punto en el que me di cuenta que era la única mujer en la habitación y me di cuenta de que quería asumir un compromiso conmigo misma y con la industria de las finanzas y la tecnología, para empoderarnos, crecer profesionalmente y asumir posiciones de liderazgo, especialmente a todas aquellas mujeres que formamos parte de empresas disruptivas como Kueski”. 

“Sé que tenemos la capacidad de salir adelante por méritos propios y con excelentes resultados”.

Cristina Cacho Caamaño, Chief Revenue Officer de Kueski. 

En un reporte presentado recientemente por Finnovista y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), se mencionó que son México, Colombia y Brasil los países con mayor número de fintech fundadas por mujeres en Latinoamérica con un 35% vs 7% del resto del mundo. 

¿Por qué es tan importante que haya más participación de las mujeres en el mundo de las tecnologías financieras? 

Puede haber muchas respuestas a esta pregunta pero las más importantes son: la participación de las mujeres en la industria genera una mayor estabilidad financiera, mayor resistencia al estrés, mayores reservas de capital y una menor proporción de préstamos morosos según un estudio realizado por Foro Económico Mundial. 

Por otro lado, existe una mejor gestión de riesgos, mayor vinculación y conectividad tanto con clientes como con colaboradores, hay mayor preocupación por realizar inversiones socialmente conscientes y se promueve una mayor diversidad de pensamiento. 

Si bien las mujeres en puestos de liderazgo ya han quebrado el techo de cristal, todavía queda mucho por hacer. 

Según estimaciones del Foro Económico Mundial, faltan 100 años para que la brecha de género termine de cerrarse y otros 200 para que las mujeres ganen lo mismo que los hombres. 

Es momento de que las empresas comencemos a actuar para lograr una mayor representatividad del género femenino, para así, formar equipos más diversos y multidisciplinarios y asegurarnos de que las mujeres y las comunidades minoritarias tengan las mismas oportunidades que los que están en la población mayoritaria. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *