Expediente Azul: la fintech que digitaliza el onboarding - Pronetwork
Herramientas

Expediente Azul: la fintech que digitaliza el onboarding

Expediente Azul a través de su plataforma automatiza la integración de expedientes para empresas que otorgan financiamiento. Aprende más sobre esta útil herramienta.

Expediente Azul es una fintech que de manera segura y eficiente ayuda a las empresas a automatizar la integración de expedientes manteniendo un servicio personalizado para sus clientes. Tuvimos la oportunidad de hablar con Juan Carlos González, cofundador de Expediente Azul.

Expediente Azul: fintech para tiempos modernos

Expediente Azul es una plataforma tecnológica que digitaliza el proceso de onboarding de una empresa, haciendo 200% más rápida la recolección de requisitos y 60% la reducción del abandono.

«Nosotros hacemos nada más 2 cosas: aceleramos y aseguramos todo el proceso comercial de cualquier servicio financiero en el mundo, dicho otra forma fintechizamos, convertimos en fintech, a financieras tradicionales. Somos como el plugin del fintech», explica Juan Carlos.

«En el mundo fintech todo está migrando a que las finanzas y la tecnología sean íntimos amantes».

-Juan Carlos González, cofundador de Expediente Azul

No sólo esto, Expediente Azul además puede servir como una herramienta para diferentes empresas más allá de que sean financieras.

«Nos han sorprendido industrias mayoristas, nacimos en la industria financiera, damos la tecnología para que coloquen créditos y cualquier clase de financiamiento, y descubrimos que somos buenos para habilitar empresas a dar créditos. Si no eres una empresa financiera pero tu negocio fundamenta su actividad en el financiamiento tienes que tener un proceso de onboarding y de análisis de riesgos», dijo Juan Carlos.

Estos negocios además necesitan una solidez legal, fiscal y financiera de tal manera que pronto puedan recuperar su dinero.

«Cuando el 60% de tu negocio es a crédito imagínate dónde estás parado si no tienes sólido como piedra tu operación crediticia, es aburridísimo otorgar crédito, pues vamos a dejarle todo el trabajo a a las tecnologías de información. Y ahí es donde entra Expediente Azul».

¿Qué es una fintech?

Para Juan Carlos ser fintech es una actitud ante el uso de la tecnología para otorgar servicios financieros.

«Normalmente pensarían que son un conjunto de geeks fondeados por un fondo de inversión local o extranjero y que hacen magia tecnológica, no, creo que es una actitud de «Tenemos que apalancar al máximo la tecnología para poder colocar y operar nuestros servicios financieros» y creo que el mundo fintech se va a empezar a diluir fuertísimo en todas las corporaciones, y vamos a empezar a fintechizar», explica Juan Carlos.

«Fintechizar» es un verbo muy usado por Juan Carlos, ¿pero qué es lo que este significa? Pone un ejemplo para explicarlo.

«Nuestro cliente más grande se llama Sesajal, es una empresa de semillas, y le vende al mundo agro, ¿qué tiene que ver con Fintech? Pues todo, porque ellos son una comercializadora que vende miles de millones de pesos al año porque al final del día vender semillas en un sector primario. El 70% de su negocio es a crédito, y si digitalizas todo su proceso de otorgamiento y recuperación es una fintech bastante relevante, son una financiera bastante más relevante que los que se hacen llamar financieras. Es una actitud de cómo vamos a operar nuestro negocio sacándole el mayor jugo a las tecnologías de información», expone Juan Carlos.

El origen de Expediente Azul

Antes de Expediente Azul estaba Juan Carlos, quien recuerda bien el camino que lo llevó a la industria financiera.

«Básicamente yo egreso de la carrera de ingeniería en sistemas computacionales queriendo comerme el mundo, para darme cuenta 1 o 2 años después que no sabía absolutamente nada. Abrí una fábrica de software en 2003, la cual logramos crecer y colapsar entre mis socios y yo cuatro veces, y la quinta vez logramos levantarla y logramos venderla, y ese fue el primer negocio (…) de ahí como estaba un poco cansado me moví a la industria financiera», cuenta Juan Carlos.

Ahí fue cuando Juan Carlos entró al mundo del financiamiento empresarial, y se dio cuenta de las muchas dificultades que existían en este terreno.

«Yo pensaba «No puede ser que sea tan difícil vender capital, no puede ser que sea tan difícil que te entreguen expedientes» y me di cuenta que sí era, es difícil colocar capital donde el gobierno y la ley no te respalda para recuperar tu capital. Pensé «esto no puede ser» así que 3 años después le marqué a mi socio Roberto y le dije «Tenemos que solucionar esto»», recuerda Juan Carlos.

Entrando en fintech

En un inicio Roberto no entendió la idea de Juan Carlos por qué él no había vivido lo mismo y se fue a otro camino, pero luego él y Juan Carlos se volvieron a unir y decidieron hacer una plataforma tecnológica que automatizara toda la integración de los expedientes.

«Hicimos el pitch en Bancomer, no había ni producto, pero yo lo vendí como si hubiera, y que me lo compran. Y resultamos ganadores en el programa Open Sandbox, pero luego nos corrieron por diferentes razones del corporativo desde Bilbao, España, pero nos validó durísimo, nos entusiasmó muchísimo y empezamos la senda. En 2019 vendo toda mi operación financiera para enfocarme 100% en Expendiente Azul».

Al día de hoy se puede ver el vídeo del pitch en YouTube.

Enfrentando imprevistos

La historia de Expediente Azul comienza con la pandemia, que ocurrió poco después de que Juan Carlos decidiera enfocarse 100% a Expediente Azul.

«Llega la pandemia en marzo 2020 y mi socio y yo invertimos 2 horas para un junta y analizar «¿Cuáles financieras van a seguir vivas después de esto?» «Cuántas financieras van a seguir colocando créditos y arrendamientos?» y después del pesimismo y las nubes negras dijimos «Sabes qué? Si esto sobrevive se va a tener que mudar al mundo tecnológico»», narra Juan Carlos.

No sabían el impacto que iba a tener la pandemia en Expediente Azul, pero decidieron tomar una actitud de ayudar a sus clientes, ya que la situación podía consolidar esta transición digital.

«Empezamos a regalar Expediente Azul para empezar a transformar digitalmente las financieras que estaban en ceros, antes del 2020 mover tu operación al contexto digital era sólo una buena idea, llega el covid y sí se empezó a catalizar esta realidad. Esa actitud nos sirvió mucho, no sólo no nos fue mal a nosotros, tampoco a muchos de nuestros clientes», dice Juan Carlos.

«Agarramos una actitud de si se unen nuestros clientes tenemos que unirnos con ellos».

Juan Carlos González, cofundador de Expediente Azul

Hubo algunos clientes a los que sí les fue mal porque tenían operaciones en industrias que fueron afectadas muy negativamente por la pandemia como las financieras especializadas en hotelería o en restaurantes.

«Era imposible que salieran adelante y aún así varios sí lo hicieron a través de entregas de domicilio primero para resistir y luego para resurgir. Entonces empezamos a digitalizar todo el proceso comercial de financieras, hasta hoy llegar a nivel Latinoamérica a 100 instituciones», contó Juan Carlos.

La expansión de Expediente Azul

Juan Carlos recuerda que los clientes empezaron a proponerles más problemas de los que tenían en un buen sentido, descubriendo que una plataforma que digitaliza los expedientes también funciona para recursos humanos, para seguros, y para créditos.

«Hoy por hoy tenemos clientes en Ecuador, aseguradoras principalmente, tenemos clientes en Puerto Rico, en Colombia, México sigue siendo el 80% de nuestra facturación, y estamos buscando abrir canales en otros países de la mano de líderes locales, si algo aprendimos en Ecuador es que conocimos a un líder local de la industria de seguros, y vimos que llegar a una tierra inhóspita sin un local que esté conectado con la industria es muy costoso y muy lento, y es un esfuerzo que no nos interesa hacer», platicó Juan Carlos.

El mayores obstáculos para las fintechs

Para Juan Carlos el principal problema que enfrentan las fintechs es la regulación, la cual piensa que tiene aspectos negativos y positivos.

«Cuando arranca una startup, para sobrevivir a una acreditación de la comisión o una regulación tan demandante y tan costosa, no cualquier startup puede enfrentar eso y sobrevivir a las llamadas, a las revisiones, a las postrevisiones de la comisión».

«Es bien complicado poder crecer cuando te ponen unos carriles muy angostos, te ponen un cinturón amarrado de bastantes kilos de piedra, y la zanahoria está lejísimos de donde puedes olfatearla».

-Juan Carlos González, cofundador de Expediente Azul.

Esta regulación es un proceso muy difícil para startups que están empezando, pero un aspecto positivo es que México es el único país del mundo que hace este tipo de regulación fintech.

«Pero por otro lado admito que México es el primer país del mundo con una regulación fintech y eso genera certeza para los inversionistas, es un claroscuro, qué bueno que haya una regulación y el gobierno ponga atención en esto, (…) pero tiene un costo alto, un costo que puede mermar el rendimiento», opina Juan Carlos.

Inseguridad cibernética

El segundo problema que ve Juan Carlos es la inseguridad: la delincuencia la cibernética, a quienes no ves, y los defraudadores que se hacen pasar por clientes.

«Hay defraudadores que te llegan disfrazados de clientes, y con todo el tema de usurpación de identidad (…) El gran reto que tiene la industria fintech es actualizar sus modelos de riesgo. Las financieras tanto tradicionales como fintech tienen que actualizar su sistema de creencias para poder acreditar una persona que no conoces físicamente», resuelve Juan Carlos.

«Por un lado tengo que sobrevivir a los buenos, que es la comisión, y por otro lado tengo que sobrevivir a los malos, que son los defraudadores».

Juan Carlos González, cofundador de Expediente Azul.

Consejos para emprendedores

Juan Carlos da los siguientes consejos para nuestros lectores emprendedores de PRO Network:

  • «Si estás emprendiendo porque piensas que vas a tener libertad de tiempo, dinero abundante, no vas a tener jefe, y vas a ser dueño de tu destino, lamentado decepcionarte, la realidad no es así».
  • «Vas a tener mucha escasez, vas a tener que desarrollar tu resiliencia porque te va a doler cada vez que te digan que no y van a ser muchos nos, pero no te tires al piso».
  • «Si lo que quiero generar es un impacto, y la verdad es que emprender es el único camino genuino para crear libertad financiera (…) y libertad de tiempo. «
  • «Una vez que decidiste emprender sepárate lo más posible del autoempleo, ¿cuál es el mayor miedo de un empleado? Ser despedido. Y para el autoempleado es exactamente lo mismo, sólo que los clientes son ahora tus jefes».
  • «Un emprendedor emprende, no se autoemplea. Ya que dejo ese negocio funcionando sin mí, el emprendedor vuelve a emprender, sino deja de ser emprendedor».

Y para finalizar, Juan Carlos da el siguiente mensaje:

«En caso de que ya lleves emprendiendo 8-10 años, y tu negocio no te está dando el estilo de vida que aspirabas tener, te tengo una mala noticia, eso no es un negocio y no vale la pena el esfuerzo que estás viviendo, porque es mucho trabajo ser dueño y fundador de una empresa, es mucho riesgo y trabajo, no vale la pena. Si no te está llevando a donde quieres, cambia de negocio y ya, no le regales energía y tiempo a algo que no te está haciendo vivir en tu más salvaje ambición».

Si te interesa usar Expediente Azul, haz clic aquí.

También te podría interesar: Expediente Azul fue elegida como la mejor startup fintech.