Estudiante Emprendedor

El guante que le da poder a los pacientes con Parkinson

Control Hand busca empoderar a los pacientes de Parkinson a que puedan tomar objetos que no tiemblen en sus manos por medio de un guante.

Como una solución para las personas que sufren de Parkinson surge Control Hand un emprendimiento liderado por Mariana de la Cruz graduada de la carrera de Diseño Industrial de la UANL.

¿Cómo surgió Control Hand?

El proyecto inició como una propuesta de tesis, sin embargo, pronto se convirtió en una solución para las personas que sufren mal de Parkinson.

“Tomé el tema del Parkinson porque mi abuelito lo padece, entonces la investigación de campo ha sido constante para mí, porque lo he visto padecerla”, explica.

Posteriormente, la emprendedora investigó más por lo que se apoyó de sus maestros y de las herramientas que le ofrecía la universidad como el HUB.

“A mí me impulsó el hablar con mis maestros, la verdad es que la UANL te da muchas cosas solo hay que saber donde buscar y atreverse a preguntar”, menciona.

¿Qué es Control Hand?

A diferencia de los productos existentes del área, el producto que genera Control Hand es un guante que busca que la mano del paciente se adapte a su alrededor.

“La mayoría de los productos para Parkinson se enfocan en que este no tiemble en la mano del paciente, mi enfoque está en que el paciente se adapte al producto”, dice.

Control Hand es un guante que trabaja con la estimulación de vías alternas neuronales, el producto tiene un vibrador con materiales que causan hergonomía en el paciente.

Al momento de que las vibraciones están activadas, mandan estimulaciones de vías alternas al cerebro, lo cual hace que trabaje en un segundo plano la vibración y provoque que el temblor del Parkinson se detenga.

Participación en el Tiger Tank

Control Hand fue uno de los emprendimientos nominados al Tiger Tank 2019, donde inversionistas de gran importancia retroalimentaron a los proyectos y los premiaron con financiamiento para que puedan seguir desarrollando su idea.

La emprendedora menciona que llegar al concurso fue el logro de muchos otros como aplicar el conocimiento de sus clases, tener disciplina, calidad y escuchar el consejo de sus maestros.

“El HUB nos dio muchos cursos e incubaciones en diferentes temas y si tu proyecto llega como una idea lo puedes desarrollar a un prototipo funcional”, dice.

En un futuro, Mariana espera que su empresa se dedique a hacer diseños biomédicos con los que pueda ayudar con un producto a varios pacientes con síntomas similares.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *