Financiamiento

Crédito automotriz o arrendamiento puro ¿Qué es y cuál te conviene?

Descubre los beneficios de conseguir vehículos para tu empresa con crédito automotriz y arrendamiento puro. Te decimos cuándo pedirlos y la documentación que necesitas.

El crédito automotriz para empresas y arrendamiento puro de autos, pueden ayudarte a conseguir los vehículos que necesitas. Así tu empresa no se queda sin capital, puede aumentar la capacidad de distribución con su propia flota, deducir impuestos y reducir costos al no tener que contratar empresas de transporte.

Son fuentes de financiamiento adecuadas para startups, pequeñas y medianas empresas con recursos limitados para comprar unidades vehiculares de contado. Tanto el crédito automotriz para empresas como el arrendamiento puro de autos, te permiten financiarlas con planes flexibles y pagos parciales. Veamos en qué consiste cada uno y cuál se adapta mejor a tu negocio.  

Crédito para comprar autos

El crédito automotriz es un financiamiento que puedes solicitar en el banco para comprar vehículos nuevos o usados a crédito, dependiendo de las necesidades de tu empresa y capacidad de pago. Para acceder a este recurso se requiere un enganche que va desde el 10% sobre el valor de la unidad que deseas. Por el resto no te preocupes, porque los bancos pueden financiar hasta el 90% del costo del vehículo.

Este tipo de crédito para comprar autos tiene varias ventajas:

  • El vehículo es tuyo a partir de que el banco autoriza el crédito.
  • Puedes pagarlo hasta en 60 mensualidades según el banco que elijas.
  • Es deducible de impuestos.
  • Tienes la opción de adelantar pagos para saldar la deuda más rápido.

Sin embargo hay algunos aspectos que debes considerar:

  • El costo de la unidad vehicular aumenta como en cualquier compra a crédito.
  • Los autos empiezan a devaluarse desde que salen de la agencia. Si quisieras venderlo más adelante, ya no tendría el mismo valor en el mercado.
  • Se cobran intereses por financiar la adquisición, aunque hay bancos con tasas competitivas.
  • Puedes afectar tu historial crediticio si no cumples con las fechas de pago. Recuerda que es un aspecto que las instituciones bancarias evalúan cuando solicitas otro tipo de productos financieros.

Si buscas ser dueño de los autos, planeas usarlos a largo plazo, y tienes dificultades para pagarlos al contado, esta opción te ayudará a adquirirlos.

Arrendamiento puro

Por su parte, este financiamiento también llamado leasing automotriz o renting, te permite tener autos particulares, motocicletas, camionetas, tráilers, camiones o cualquier otro vehículo comercial sin necesidad de comprarlos. Puedes utilizar las unidades pagando una renta mensual fija durante el tiempo que las ocupes, y normalmente los contratos de arrendamiento duran entre 12 y 48 meses.  

Entre las principales ventajas están:

  • La empresa no se descapitaliza ya que no es necesario desembolsar el costo total del vehículo.
  • Es 100% deducible de impuestos con un límite de 175 mil pesos. De la renta que pagas puedes deducir hasta seis mil pesos mensuales, más los gastos relacionados como gasolina, mantenimiento y tenencias. Este beneficio es para empresas constituidas y personas físicas con actividad empresarial.
  • No requiere enganche, por lo tanto puedes invertir ese capital en tu negocio.
  • Al no tener que vender el vehículo, evitas pérdidas por devaluación en el mercado.
  • Olvídate de tramitar placas y verificación porque ya van incluidas.
  • Puedes estrenar vehículos cada cierto tiempo, según los acuerdos del contrato. Así reduces los costos de mantenimiento por unidades obsoletas.
  • Cuando termina el convenio puedes devolver las unidades, comprarlas, cambiar el modelo o la marca, extender y renovar el contrato.

Aunque este modelo tiene varias bondades, debes considerar lo siguiente:

  • Los vehículos son prestados, a menos que decidas comprarlos al final.
  • No puedes realizar modificaciones físicas a las unidades.
  • Para devolverlas es necesario que termine el plazo del contrato.
  • Los costos de mantenimiento, refacciones y gasolina corren por tu cuenta.
  • Puede haber penalizaciones por exceder el kilometraje indicado.

El esquema de leasing o renting se recomienda cuando las empresas buscan deducir más impuestos y necesitan adquirir bienes que se deprecian con el paso del tiempo como los vehículos. Además, es ideal cuando la vida útil de las unidades que desean comprar es más larga que el plazo del contrato. No sería conveniente pagar renta durante cuatro años por un vehículo que al tercer año se vuelve casi inservible.  

Existe otra opción llamada arrendamiento financiero de autos, que también te permite usar el transporte a cambio de una renta mensual. A diferencia del arrendamiento puro en donde la compra del vehículo es opcional, en el arrendamiento financiero es tuyo cuando el contrato termina. Todas las rentas que pagas se toman a cuenta del costo total de la unidad, y este valor se pacta al inicio del convenio.

Para formalizar la adquisición, te entregan una factura del vehículo a tu nombre por un costo simbólico que normalmente es de un peso. Otra de las diferencias de este esquema es que requiere enganche y sólo se permite deducir el 25% del valor de la unidad vehicular, ya que es una compra y se considera como activo fijo.

¿En dónde pedir financiamiento?

Las instituciones bancarias se han convertido en aliadas de los emprendedores y empresarios para conseguir activos fijos gracias a las facilidades que ofrecen. En Banregio puedes adquirir autos nuevos y seminuevos, ya sea particulares o flotillas. Incluso motocicletas para uso personal o tus repartidores,  de esta manera puedes optimizar las entregas en la última milla y competir en el mercado con envíos mucho más rápidos. 

El arrendamiento puro de autos es una de las opciones que ofrece Banregio, te permite adquirirlos pagando una renta mensual fija hasta por 48 meses. Puedes rentar una sola unidad o una flotilla. Lo mejor es que al finalizar el contrato es posible participar en la venta del auto a un tercero a través de su sistema de subastas. Con este instrumento financiero puedes deducir hasta 200 pesos diarios.

Si buscas un arrendamiento financiero de autos, también puedes contratarlo en este banco con el plazo que elijas, puede ser desde 12 hasta 60 meses con una tasa congelada. Esto quiere decir que siempre pagarás la misma mensualidad. Requiere enganche del 10% sobre el valor del vehículo y puedes deducir hasta 175 mil pesos. Si generas ingresos extras y quieres adelantar pagos, puedes hacerlo sin cobro extra.  

Otra opción que puede ayudarte es comprar autos nuevos con un crédito automotriz, ya que te brinda una tasa de interés anual fija desde 11.50% y requiere un enganche de 10%. Tienes flexibilidad para elegir el plazo que más te conviene, puedes pagar hasta en 60 meses. O si prefieres las anualidades, en este banco también es posible, así tus mensualidades son más bajas. Tú eliges cuándo pagarla.

Para solicitar el financiamiento solo debes acudir a cualquiera de las sucursales de Banregio, pero antes de hacerlo prepara la siguiente documentación:

  • Solicitud de crédito (otorgada por el banco)
  • Recibos de nómina o estados de cuenta de los últimos tres meses
  • Copia de INE o pasaporte
  • Copia de comprobante de domicilio de quien solicita
  • Copia de alta en Hacienda y cédula fiscal
  • Copia de comprobante de domicilio fiscal
  • Copia de declaración anual del ejercicio anterior
  • Copia de estados financieros no mayor a 3 meses

Para el caso de arrendamiento puro y financiero, es necesario presentar relación patrimonial, identificación oficial y comprobante de domicilio si el aval u obligado solidario es persona física. Si el aval es persona moral deberá presentar los mismos documentos que el arrendatario.

Dinero sin trampas

A continuación te compartimos 10 aspectos que debes revisar al buscar opciones de financiamiento para los vehículos de tu empresa.

1. Busca opciones en el mercado y compara los beneficios.

2. Investiga los plazos, montos de apertura y condiciones para pagar.

3. Verifica el monto mínimo y máximo que puede financiar el banco.

4. Considera el enganche que pide la institución financiera.

5. Revisa qué capacidad de pago tienes para no afectar las finanzas de tu empresa.

6. Paga a tiempo para evitar el cobro de intereses moratorios.

7. Busca un banco que ofrezca tasas fijas para que el pago mensual no aumente.

8. Adelanta pagos en medida de lo posible, y asegúrate de que el dinero se tome en cuenta para pagar capital y no intereses.

9. Pregunta si hay cobros adicionales como comisiones, seguros, costos de emplacamiento o por cambio de propietario. Así tendrás una idea más clara de cuánto vas a pagar. En ocasiones pueden incluirse servicios que no necesitas.

Pon en práctica estas recomendaciones, y haz del crédito automotriz, arrendamiento puro y financiero el mejor vehículo para llevar tu empresa hacia el éxito. Si tienes dudas o necesitas más información, puedes llamar a CASA (Centro de Atención, Solución y Apoyo) 81 BANREGIO (2267 3446).