Herramientas

¿Cómo sobrevivir a tu emprendimiento?

El mundo se mueve muy rápido, y al hacerlo, es probable que nos lleve ventaja como emprendedores y eso nos puede llegar a frustrar.

La frustración sumada a cualquier otro problema amplificador: Falta de comunicación, liderazgo o de tolerancia, puede llevar a la ruptura del equipo.

Entonces, ¿cómo evitar la ruptura del equipo? Encuentro una ruta crítica de 5 fases que nos ayudará a evitarlo.

Fase 1 La incertidumbre (La constante):

La incertidumbre es el estado natural del emprendedor -jaja-, Aquel equipo que no tenga la capacidad de soportar la incertidumbre no debería de emprender. La fase de la incertidumbre prevalece a lo largo del proceso y al atacar retos de ventas, cobranza, etc..

Fase 2 La frustración (Lo inevitable):

La frustración sucede cuando el nivel de incertidumbre y de esfuerzos es tal, que ansiamos el éxito de nuestras decisiones. Frustrarse implica un proceso de crecimiento y aprendizaje, pues es cuando nos cuestionamos si en realidad estamos haciendo las cosas de forma correcta, o si debemos de replantear algo dentro del proceso.

Entre más tardemos en refinar el abordaje dada la falta de claridad, mayor nivel de frustración experimentaremos. El encuentro con la fase de frustración sucede cuando al estar cansados, decimos “Ya intentamos varias cosas y no se ve que el proceso avance…. ¿AHORA QUÉ HACEMOS?”

Fase 3 La impotencia (Lo que saca lo mejor… o peor de nosotros):

La impotencia sucede cuando ante la frustración, comenzamos a dar indicios de renuncia al reto con un fuerte apego emocional. La impotencia es el catalizador que saca lo mejor del equipo: Nuevas fuerzas, serenidad, motivación. O bien, lo peor y caer en la oscuridad.

Fase 4 Búsqueda de culpables (El inicio del fin):

A partir de este punto, el Design Team se aproxima hacia un punto de no retorno. Esta fase sucede cuando el equipo se comienza a deslindar de su responsabilidad y se la asigna al sistema, un elemento dentro del sistema o un integrante del equipo.

En este momento se pierde en gran medida la capacidad empática, lo cual genera una desestabilización del equipo emprendedor, y por consecuencia, pierde valor su propósito.

El encuentro con la fase de enojo sucede cuando se empieza a culpar deliberadamente -y de forma personal- a un agente dentro del sistema o del equipo: “Es culpa del gobierno”, “Es culpa del cliente” “Es culpa de Juan que siempre llega tarde”.

Fase 5 El quiebre (El fin):

El quiebre sucede cuando el equipo renuncia a su conformación, al reto, y posiblemente también al propósito. Al terminar esta fase hay que rescatar la mayor cantidad de información que nos permita no repetir este suceso.

Por ello, recomiendo tomar la experiencia como un proceso de aprendizaje y preguntarse ¿qué fue lo que salió mal y cómo pudo haberse evitado? Si estás dentro de unas de estas fases anticípate para no continuar hacia el quiebre, y tomar la mayor cantidad de aprendizajes para salir del ciclo.

Por: Arturo Ortega de TCUX

Lee también: La protección bucal natural que México necesita

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *