Financiamiento

¿Cómo mantener viva y activa la cadena de valor?

Las relaciones B2B siempre deben ser vistas como una dinámica de ganar-ganar, esto es lo que permite generar cadenas de valor.

Para que las cadenas de valor sean útiles deben ir más allá de solo vender un producto o un servicio para cubrir una necesidad puntual. Siempre deben buscar ambas partes dar ese plus que hace la diferencia.

La política de que “el cliente siempre tiene la razón” se ha mantenido arraigada a lo largo de muchas empresas, no sólo enfocadas en el consumidor final, sino entre intermediarios de cadenas productivas, es decir, las interacciones B2B.  

Si bien es cierto que estas posturas de calidad han probado ser importantes, también es cierto que un entorno competitivo como el de hoy, exige profundizar en posturas que también contemplen las necesidades y formas de enfrentar las diferentes vicisitudes por las que atraviesan los proveedores para traer su oferta de bienes o servicios. 

Las pymes en la cadena de valor 

Tanto compradores como proveedores necesitan tener un frente que les ayude a enfrentar los retos del entorno económico y el punto de partida es su propia relación.

Esto es particularmente importante para las pymes que se han sumado a las cadenas de valor, pues son estas entidades las que se han vuelto vulnerables a pesar de su importancia en el dinamismo del comercio.

De acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), de 2019 a 2020, más de un millón de Mipymes cerraron sus puertas definitivamente; de las 4.9 millones de unidades económicas registradas en el Censo Económico del 2019, la institución de estadística calcula que desapareció más del 20%.

El tema de las limitantes para las pymes no son algo nuevo y van más allá de la pandemia, pues el financiamiento o los créditos para empresas con estas características suelen ser el principal obstáculo para su crecimiento o incluso para su supervivencia. 

Datos de la última Encuesta Nacional de Financiamiento de las Empresas (ENAFIN) 2018, también realizada por el INEGI, resaltan que una de cada 3 empresas que no recibe financiamiento considera que enfrenta alguna limitante para acceder a él.

El financiamiento

En el otro lado de la moneda, hoy más que nunca nos resulta comprensible la razón por la que las empresas se financian por medio de sus proveedores; datos de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), destacan que sólo el 13% del crédito del sector bancario es para pymes y que poco más del 66% de estas se financian con sus proveedores. 

También entendemos las razones de aquellos larguísimos plazos para el pago de facturas que van de 30 hasta 120 días, o de más en algunos casos. 

Desde Drip Capital hemos visto que esto afecta a empresas con pocos clientes, pues el tiempo que les lleva capitalizarse suele ser amplio, aun teniendo ventas excepcionales, lo cual suele dejarles sin liquidez para cubrir los gastos corrientes como nómina, rentas, otros proveedores, etcétera; sin los cuales es imposible sobrevivir

Al decir que entendemos la necesidad del alargamiento de plazos, me refiero a que hemos visto un repunte importante en las solicitudes de financiamiento de facturas de proveedores con plazos extendidos en estos tiempos turbulentos. 

La solución al problema

En otras palabras, las empresas de todos tamaños cada vez más buscan que los proveedores reciban el pago de sus facturas de forma inmediata, por medio del factoraje inverso. 

Con este modelo, además, el cliente puede prolongar los plazos de pago que, inicialmente eran de 30 días, para llegar hasta los 90 o 120, dependiendo su nivel de necesidad.

Esta última ha sido también una forma en que grandes empresas han apoyado a sus proveedores. Sobre todo, lo hemos notado en empresas relacionados con el sector agroalimentario, para con sus proveedores que, en su mayoría son pymes. 

Con estas acciones se ha visto un compromiso y solidaridad por mantener viva y activa la cadena de valor, aun en la crisis que se vive actualmente.

Hoy no solo el cliente tiene la razón, hoy vemos, y con mucho gusto, que todos se comprometen por mantener la competitividad y se lucha hombro a hombro para que esas pymes que cerraron sus puertas, puedan reabrirlas pronto.

También te puede interesar leer: Fintech Drip Capital llega a mil millones de dólares financiados.