Wellness

8 materiales que se pueden reciclar

Cada año se generan enormes cantidades de residuos y nuestra responsabilidad es trabajar para terminar con este problema, conoce 8 materiales para reciclar.

En RIISA estamos conscientes de la gran cantidad de desechos que se generan anualmente en todas partes del mundo. 

Uno de los retos más importantes para nuestra empresa es el compromiso con nuestra sociedad y ecosistema.

Preocupados por el bienestar ecológico y social, unimos esfuerzos mediante el reciclaje creando conciencia para un presente y futuro prometedor.

¿Qué es el reciclaje?

El reciclaje es el proceso donde materiales de desperdicio son recolectados y
transformados en nuevos materiales que pueden ser utilizados o vendidos como
nuevos productos o materias primas. 

Tiene por objeto la recuperación, de forma directa o indirecta, de los componentes que contienen los residuos urbanos.

Metales que se pueden reciclar 

En RIISA nos dedicamos al reciclaje de materiales de difícil recuperación como lo son el aluminio, cobre, fierro, zinc, magnesio, entre otros. 

La mayor parte de los metales que existen pueden fundirse y volver a procesarse creando nuevos metales.

El aluminio, plomo, hierro, acero y cobre son reciclados fácilmente cuando no están mezclados con otras sustancias, ya que pueden ser fundidos y cambiar de forma o adoptar la anterior. 

El reciclaje del aluminio está incrementando mucho debido a que una lata, producto de reciclaje, requiere solo una parte de la energía necesaria para elaborar una lata similar con materias primas. 

Si recuperáramos todos estos metales serían una gran fuente de materias primas.

Materiales que se pueden reciclar

Aluminio

El reciclado del aluminio es un proceso complejo, en el que intervienen diversos factores.

Tanto sus canales de recuperación como sus aplicaciones y mercados presentan múltiples posibilidades. 

El papel del recuperador se convierte en fundamental ya que se encuentra en el centro del “ciclo” y colabora en forma decisiva para darle el mejor uso posible a un material que puede ser reciclado prácticamente en un 100%.

Cobre

El cobre es el metal más reciclado; tanto es así, que buena parte de la demanda se cubre a través del reciclaje. 

Teniendo en cuenta el papel del cobre en la industria y en la vida cotidiana, esto supone una importante ventaja.

Acero Inoxidable

El acero es uno de los metales más utilizados y reciclados en el mundo. Si se sustituyera el hierro por chatarra se podría ahorrar hasta 76% de la energía utilizada normalmente. 

Según estadísticas del IISI (International Iron and Steel Institute), el acero es el material más reciclado del planeta: aproximadamente 34% se reutiliza.

Fierro

La chatarra de metales ferrosos y no ferrosos, puede clasificarse como “chatarra de origen” o “chatarra comprada”. 

La chatarra de origen es chatarra generada en la fábrica, refinería, o fundición, y, en general, es recuperada y utilizada de nuevo en la misma planta. 

El reciclado de fierro es producto de hierro y acero. Esto incluye la chatarra de:

  • Vehículos viejos
  •  Electrodomésticos 
  • Vigas de acero
  • Vías de ferrocarril
  • Buques
  • Envases de alimentos y otros recipientes

Zinc

El zinc es completamente reciclable y no pierde sus propiedades físicas y químicas. 

Actualmente casi  el 30% del zinc consumido se obtiene mediante el reciclaje. El nivel al que se recicla ha aumentado al mismo ritmo que se progresa en la tecnología empleada en su producción.

Bronce

El bronce es una aleación metálica de cobre y zinc, en la actualidad puede ser completamente reciclado, sin perder ninguna de sus cualidades durante el proceso.

Magnesio

Uno de sus beneficios es que al pasar por el proceso no pierde ninguna de sus propiedades, por lo que puede reciclarse una y otra vez.

Plásticos

El reciclado de plástico es el proceso de recuperación de desechos de plásticos. Las tres principales finalidades del plástico reciclado son:

1. La reutilización directa

2. El aprovechamiento como materia prima para la fabricación de nuevos productos

 3. Su conversión como combustible o como nuevos productos químicos.

Antes de su reciclaje, los plásticos se clasifican de acuerdo a su tipo de resina. Aunque se han utilizado varios métodos a lo largo del tiempo para distinguir las resinas, actualmente se utilizan los infrarrojos.

 Después de separarlos se trituran y se eliminan las impurezas, como las etiquetas de papel. Luego se funde y se divide en esferas pequeñas que posteriormente se utilizan para la fabricación de otros productos.

Estos son los objetivos de RIISA

  • Conservación o ahorro de energía
  • Conservación o ahorro de recursos naturales 
  • Disminución del volumen de residuos a eliminar
  • Protección del medio ambiente

Beneficios del reciclaje:

  • Ahorro de energía
  • Reducción de las necesidades de materia prima
  • Ahorro de recursos 
  • Mejora de la calidad del aire
  • Disminución de las emisiones de gases de efecto invernadero
  • Descenso de los residuos destinados a incineración 
  • Reducción de residuos que acaban en vertederos

Además, en RIISA ofrecemos precios basados en los mercados internacionales.

Lee más sobre reciclaje: Cómo terminar con el plástico y su huella ecológica